martes, 30 de junio de 2009

angustia oral

ay ay ay...

el lamento, la angustia, el bolo en la garganta que nos coarta la respiración honda y saludable, la hinchazón de los pómulos, las puntadas en el pecho, el irrefrenable deseo de destruir todo lo que tenemos cerca y el terrible e insaciable llanto. Llanto que deja sábanas mojadas, papeles rotos y abollados, pelos ensortijados, dolor en la mandíbula, labios secos.

el deseo irreductible de que nos acaricien la cabeza, nos aplasten la nuca contra su pecho y nos llenen de contención.

la angustia se manifiesta de muchas formas, pero es la ansiedad, en realidad o en mi realidad al menos, la que se expresa en público, la que ven todos, la que no podemos controlar y hasta a veces tardamos en darnos cuenta.


cuando algo nos supera, muchos tendemos a meternos un dedo en la boca, un cigarrillo o comida. Pero cuando el deseo sexual (y la falta de realidad sexual) nos incitan lo único que deseamos meternos en la boca es un falo, un miembro viril duro, tibio, latiente, que nos suplante ese chupete que carlitos balá nos hizo abandonar frente al televisor (dios,porque no hacen chupetes para adultos la puta madre). Esa necesidad, aveces acrecentada por el acohol, nos hace no pensar en otra cosa que chuparla. Y ya no queremos saciar nuestras ganas de llegar a un orgasmo o de que nos cepillen o de un encuentro amoroso o de un abrazo post- coital. No. Ni un beso nos conforma, ni un chocolate ni una llamada telefónica ni una buena paja. Solo queremos saciar esa angustia oral, con alguien que esté afeitado (por favor así no irrumpimos nuestra labor sacándonos pelos de la boca) y limpito (nada como el olor a bebe de un pito recién lavado)(ok, ok suena pedófilo, pero me refiero a ese olor inmaculado, el olor a piel sin desgaste, sin ambiente, sin ropa sucia, sin siquiera -y hasta ese momento- el olor a mi, sin olor a desodorante ni a perfume ni a nada). Esa sensación hermosa, finalizada en una eyaculación (o externa o interna, nada de escupir porque arruinan el frágil clima de sagrada revelación). Eso es lo que nos calma la angustia. Y después si, cuchara hasta el manianero.

5 comentarios:

Tuky dijo...

Te pido un favorcito mamu ¿la próxima podes ser MAS gráfica? digo, mas de 3 meses sin "chupete" y si vos no me lo recordas en un pos, de verdaT que ni me acuerdo qué era eso

princesavampira dijo...

el tan esperado y sutil post!
Nunca mejor dicho...
te mAMO

Anónimo dijo...

jajajajaj


ivana desde la republica federal de san cristobal a pasitos de san juan y boedo antiguo

Nacho dijo...

la verdad, se me paro un poco,.,.

Abigail dijo...

Juaaaz! me encantó lo del chupete,lo de Balá.MORTAL!
Coincido en un todo..angustia oral q le llaman!