sábado, 31 de octubre de 2009

Primeros besos...

No, el primer beso no. Ese siempre es una mierda. Sos, joven, ansioso, quizás hasta muy chico.
Pero los demas... esos primeros besos. La primera vez que besaste a cada una de esas bocas. Esa frescura. Esos nervios. El temor de dar el primer paso. Esperar que arranque el otro. Miradas que se cruzan y se esquivan, manos temblorosas que se rozan. Miedo. Mucho miedo. Ganas. Todas las ganas.
EL pánico de no saber si la otra persona es tierna y amistosa o si está buscando lo mismo. El miedo de confundir nuestras ganas en el brillo de los ojos del otro.

Y finalmente alguien, nervioso, tiritando, toma coraje y da el primer paso. Y surge esa magia. Ese temblequeo baja hacia el estómago, todo da vueltas y querés que ese momento dure un poco más. mucho más. Porque nadie sabe que decir después. Se miran, se rien, y para no decir nada, se siguen besando.

Esos primeros besos de ganas guardadas, de largas conversaciones, de raros intentos de acercamientos, que terminan en grandes besos apasionados... esos son los mas lindos.

2 comentarios:

the match, the flame, the fuse, the bomb; dijo...

Ay dios... Es exactamente lo que pienso... Las maripositas en el estómago, si sos tímida no poder mirarlo, no saber qué decir después... Aaaah, cómo extraño las maripositas.

Guadaesunserextraño dijo...

:) que bello! pero hace tanto que no me pasa:(